México tendrá que sobreponerse a la hostilidad, a la humedad y al césped

El Estadio Olímpico Metropolitano pesa, desde el césped.

Más allá de la hostilidad de la afición hondureña que hace al Tricolor sentirse un huésped incómodo, el pasto es un enemigo de los mexicanos, acostumbrados a jugar en superficies en donde el balón corre más rápido.

Tres horas después de su arribo a San Pedro Sula, la Selección Mexicana acudió al reconocimiento de cancha del Estadio Olímpico Metropolitano.

Juan Carlos Osorio detalló sus últimos movimientos tácticos. El equipo cerró la práctica con tiro a gol, en donde Miguel Layún exhibió el cómo ha perfeccionado el golpeo de media distancia y hasta el central Diego Reyes estrelló un tiro en el poste izquierdo; se perfila como titular.

El resto del Tri participó en el clásico "Torito", mientras Osorio, hincado con la pierna izquierda y apoyando su libreta con la derecha, hacía los últimos apuntes de cara al duelo en el que se juega parte de su credibilidad como seleccionador nacional.

"Ya la última y se acabó. Por favor, la última y ya", le exigió a los futbolistas que disparaban a gol. A Osorio le preocupa la carga física de los jugadores y que ya ha cobrado cuatro víctimas en su primera semana al frente del Tricolor.

México tendrá que sobreponerse a la hostilidad, a la humedad y al césped si quiere revertir su mala racha en San Pedro Sula, en donde ganó por última vez en 1965.

"La verdad que la cancha está mejor de lo que esperábamos, un poco pesada, desde arriba parece un poquito menos, está un poco come piernas, siempre ha sido así, como en el Azteca ellos aprovechan su localía", comentó.


Por Édgar Contreras

Quiénes somos REDFUTBOL TV

un grupo que informamos, sobre todo el deporte en vivo Redfutbol-tv la mejor web de Internet