Hay de Finales a Finales, como la de anoche, inusualmente relajada.

Hay de Finales a Finales, como la de anoche, inusualmente relajada.

El partido casi perfecto de los Tigres permitió anoche a su hinchada disfrutar de principio a fin la ida de la Final del Apertura 2015 y la holgada victoria se convirtió en bonanza para los ambulantes y comerciantes de los alrededores.

En una apacible noche otoñal con clima agradable, el coro de la muchedumbre que abarrotó el Estadio Universitario se prolongó hasta después del silbatazo final, porque había la sensación unánime que el campeonato del Apertura 2015 está en los bolsillos de la UANL.

Afuera del inmueble nicolaíta, la "industria pirata" de los felinos ofrecía la colección invierno 2015 del equipo de la UANL. Desde jerseys, hasta tarros. Otros vendedores, por su parte, vendían una amplia variedad de antojitos.

"¿No le sobran boletos?", preguntaba desesperado un aficionado.

A unos metros, la vendedora Olga Puente discutía con un policía, que le cuestionaba estar haciendo también
negocio cobrando por estacionar.

El ex Alcalde Fernando Larrazabal intervino para tratar de poner orden y de pronto escuchó una pregunta que lo hizo sonreír.

"¿Aquí no venden quesos?".

"No. Si los vendieran me los llevaba", carcajeó Larrazabal.

Adentro del estadio, en un palco, el empresario financiero Carlos Bremer se acercó al Rector de la UANL, Rogelio Garza Rivera para lanzarle una sentencia.

"Tigres va a ganar y va a anotar tres goles", vaticinó Bremer. "Si eso ocurre, me vas a dar tres saludos después de cada gol".

Desde su trinchera, los Libres y Lokos afinaron su garganta con uno de sus más tradicionales cánticos.

"¡Somos del barrio de San Nicooo. Somos de la Universidaaad!".

En la cancha, Ricardo Ferretti recibió a su discípulo Guillermo Vázquez con un par de cálidos abrazos, rodeado de un ejército de fotógrafos.

Al minuto 13, una carga de Javier Cortés sobre Rafael Sobis, dentro del área, desencadenó el inicio de una multitudinaria posada en el Universitario. ¡Penalti!

El francés André-Pierre Gignac, un minuto después, tomó el esférico y quizá reflexionó sobre las repercusiones que tendría el cobro de la pena máxima.

"Un cobrador que falla es como Luis XVI y la guillotina. Un cobrador que anota es como Luis XIV y los jardines de Versalles".

Disparó con potencia y al centro. Un corresponsal de la agencia AFP y un enviado del diario Le Monde quedaron deslumbrados cuando la muchedumbre vitoreó a su ídolo galo.

Por: Marco Almaraz

Quiénes somos REDFUTBOL TV

un grupo que informamos, sobre todo el deporte en vivo Redfutbol-tv la mejor web de Internet