Nacional rayada llora por perder la final

Cuando el Cerro de la Silla llora, callan hasta la redoba y el bajo sexto. .. Y cuando los Rayados pierden una Final como la de anoche, el dolor es tan grande que hasta su lindo Estadio BBVA Bancomer parece un frío cementerio.

Son las 22:40 horas del domingo y la ceremonia de premiación al campeón del Torneo Clausura 2016 está por comenzar, pero aquel canto ilusionado de 53 mil gargantas que erizaba la piel ha desaparecido por completo, pues el BBVA se ha transformado en una agencia funeraria.

Las lágrimas de los jugadores del Monterrey en la cancha lastiman tanto a "La Nación Rayada" que miles de aficionados prefieren buscar la salida del inmueble. Sólo un 10 por ciento de los asistentes se queda para ver la sepultura al superlíder del Clausura 2016.

En la cancha no hay nadie que pueda consolar a Edwin Cardona, ni su técnico Antonio Mohamed, quien rompe en llanto cuando abraza al delantero colombiano, el mismo que falló un penal en el primer tiempo.

El arquero Jonathan Orozco está decepcionado y ni siquiera acepta una palmada de su compañero Ricardo Osorio. A unos metros, el presidente del consejo de administración, José González Ornelas, se arregla el pelo, pero no puede articular palabra.

A Luis Miguel Salvador lo irrita el desenfrenado festejo de dos mujeres que portan jerseys del Pachuca y se dirige a ellas para reclamarles sus provocadores ademanes.

El presidente de los Tuzos, Jesús Martínez, entra a la cancha y antes de festejar con los campeones cambia el rumbo y en un gesto de caballerosidad felicita a directivos, entrenador y jugadores del Monterrey.

Son las 22:50 horas. El "Gigante de Acero" está ya semivacío, pero la entrega del trofeo a los Tuzos apenas comienza. Los Rayados ya traen colgadas las medallas por su segundo lugar.

Se escucha el tema de "We are the champions". Hay tan poca gente en las tribunas que los gritos de los jugadores tuzos se pueden escuchar desde lejos.

Un equipo no puede ser campeón sin tener una ligera dosis de suerte. Este Pachuca no sólo tuvo anoche una pata de conejo, sino a todo un "Conejo" en su portería, por eso corren hacia su arco para extender el festejo.

Los acongojados Rayados ya están en los vestidores. La Ciudad llora en silencio y la maldición del superlíder se hace presente una vez más. Ahora en el flamante Estadio BBVA Bancomer.

Por Marco Almaraz

Quiénes somos REDFUTBOL TV

un grupo que informamos, sobre todo el deporte en vivo Redfutbol-tv la mejor web de Internet