Evitar errores de bajo peso

Si llevas tiempo haciendo ejercicio con el objetivo de bajar de peso, pero sencillamente no ves resultados lo más seguro es que el problema no esté en la forma en cómo entrenas, sino en que algunos errores en la alimentación.

A veces, sin darnos cuenta, hay pequeños detalles que no sólo impiden una reducción de esos kilos de más sino hasta hacen se aumenten.

La nutrióloga Marion M. Wagner explica algunas fallas en las que incurre comúnmente quien pretende alcanzar un objetivo relacionado con su peso.

Entre esos errores están el no desayunar, saltarse comidas o comer cuando no se tiene apetito, hábitos que incluso puede hacerte ganar kilos.

Revisa si estás incurriendo en alguno o varios de estos hábitos que seguro afectan tus buenas acciones.


Saltarse comidas
Es uno de los errores más comunes pues hay personas que creen que dejar de comer ayuda a bajar de peso o que no afecta.
Saltarse comidas causa incluso un incremento del tejido adiposo, pues, ante la falta de alimento, el organismo utiliza las reservas de glucosa para funcionar y, además que las personas tienden a comer más cuando se vuelven a alimentar, por la sensación de hambre, el cuerpo crea reserva para prevenirse por si no llega más comida.

No desayunar
El desayuno es un alimento clave ya que es el primero después de un periodo de ayuno, que puede ir de las 8 a las 12 horas, ya que en ese tiempo estuvo el periodo de sueño.
Se recomienda tener a diario un desayuno balanceado y con una cantidad adecuada de carbohidratos, pues aporta la primera carga de energía para el buen funcionamiento del organismo durante el día.

Aderezos cremosos
Si bien comer ensaladas es un buen punto para quien desea bajar de peso, el ponerle aderezos cremosos puede aportar gran cantidad de calorías.
Realmente no depende de la cantidad, sino de los ingredientes. Son mejores los aderezos a base de un poco de aceite oliva extra virgen y jugo de limón con sal, pimienta y especies.
Además, los aderezos procesados contienen muchos químicos o tienen un alto contenido de grasas, miel o azúcares entre otros productos de alto índice calórico.

Muchas bebidas azucaradas
Las bebidas endulzadas son uno de los factores principales en el problema del sobrepeso y la obesidad, ya que usan azúcares simples, básicamente glucosa, o aún peor en caso de fructuosa, que el organismo absorbe rápidamente.
La base de la hidratación debe ser agua simple y, si quieres tomar agua de frutas, que sea con un mínimo de azúcar. Deja a un lado refrescos, jugos y néctares procesados.

Comer sin hambre

Quienes comen sin tener hambre pueden subir de peso, en especial aquellos que lo hacen cuando están estresados o nerviosos.
Lo mejor es establecer horarios para cada alimento del día y hacer un mínimo de cinco comidas a horas regulares, tres principales y dos colaciones entre cada una de estas ingestas.
Si sientes algo de hambre, consume jícamas o pepinos, y evita golosinas o alimentos con alto contenido calórico como frituras.

Comer con distractores

Ver la TV o hablar por teléfono mientras se come es nada recomendable.
Lo recomendable es comer sentado a la mesa en un espacio destinado a esta acción e ingerir alimentos despacio.
Al enfocarse en la conversación o en el programa de televisión puede hacer que el organismo no se dé cuenta de cuánto comió, lo que motiva a ingerir más alimentos.

Cenar poco antes de dormir
Lo recomendable es que haya al menos dos horas de digestión de la cena antes de irse a dormir, además, es importante cenar ligero.
Lo mejor es comer algo de proteína y verduras, acompañadas de pocos carbohidratos compuestos que aporten fibra y evitar las grasas.

Eliminar algún alimento
Muchos creen que quitar algún grupo alimenticio, como las grasas o los carbohidratos, conseguirán bajar pronto de peso.
No es conveniente eliminarlo por completo o reducirlo drásticamente, ya que cada grupo aporta ciertos nutrientes esenciales que no dan los demás y son necesarios para una alimentación balanceada.
A falta de un nutriente, el organismo busca reemplazarlo con otros y ahí viene un desequilibrio.

Pocas verduras y frutas
Quien crea que comer poca fruta ayuda a reducir los niveles de azúcar está en un error, la mayoría son bajas en calorías y altas en carbohidratos complejos, lo que se necesitan para tener energía a lo largo del día.
Se recomienda comer tres raciones de fruta al día.
Además, junto con las verduras, aportan gran cantidad de vitaminas y fibra, que favorecen las adecuadas funciones del cuerpo.


TIPS
- Serán muy difícil que bajes de peso al entrenar sólo una o dos veces a la semana. Trata de ejercitarte de tres a cuatro días, dejando uno de descanso entre cada sesión.

- Evita entrenar más una parte del cuerpo. Los hombres tienden a ejercitar más la parte superior y las mujeres las piernas y los glúteos. Se debe fortalecer todo el organismo.

Quiénes somos REDFUTBOL TV

un grupo que informamos, sobre todo el deporte en vivo Redfutbol-tv la mejor web de Internet