Ahora soy un deportista más

“Yo sé que ahora soy el favorito de todos, pero mañana volveré a ser un deportista más y no habrá aclamaciones y los estadios estarán vacíos”, dijo Daniel Bautista tras ganar la marcha de 20 kilómetros en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976.

El atleta, entonces de 24 años, ganó la medalla de oro con un tiempo récord: 1 hora 24 minutos. La historia grabó su nombre: fue el primero de Nuevo León en obtener una presea.

Dijo también en esa ocasión el Subteniente del Departamento de Tránsito de Monterrey: “Estoy seguro de que esta hazaña no la volveré a repetir en mi vida, por eso el deseo más grande que tengo en este momento de gloria es que todos los deportistas latinoamericanos perseveren para alcanzar otras victorias.

“Debemos convencernos de que, para ganar no sólo se necesita de una enorme fe, sino de constante dedicación”.

Daniel fue profeta, nunca volvió a repetir la hazaña: en Moscú 1980 fue descalificado injustamente.

Anunció su retiro.

La vida, sin embargo, había sido generosa con este hombre nacido el 4 de agosto de 1952 en el rancho El Salado, en San Luis Potosí, que pronto llegó a Monterrey con su familia.

“No disfruté del campo, siempre me desarrollé aquí”, cuenta. “De hecho, mucho tiempo pensé que era de aquí”.

Vivió en un montón de casas de renta en colonias modestas: Reforma, Azteca, Nuevas Colonias y “El Agarrón”, como le llamaban a Bosques Floridos del Nogalar, en San Nicolás.

“Ahí llegaban todos los posesionarios”, sonríe.

Su incursión en competencias fue a los 8 años al acompañar a su hermano a carreras en la calle. Daniel cuidaba la ropa.

Más tarde empezó a correr y participó en pruebas con obstáculos, sin embargo, ver a los marchistas de México 68 lo hizo interesarse por la disciplina, la cual alternó con su empleo de oficial de tránsito.

“Pensé que era un trabajo que no iba a tener toda la vida, pero que iba a ser un escalón para otras cosas”, comenta.

Siguió entrenado y aunque quiso ir a los Juegos Olímpicos de Munich 1972, no calificó en ninguna prueba.

“En los próximos sí voy a estar”, le dijo a su hermano. Y cumplió.

Entrenado por el legendario Jerzy Hausleber en sitios como La Paz, Bolivia, a 3 mil kilómetros sobre el nivel del mar, Daniel se curtió y ganó premios tanto en América como en Europa... hasta Montreal 1976.

Daniel, que ganó con los alemanes pisándole los talones durante la carrera, aunque al final los dejó atrás, revive su gloria: “Desde el disparo inicial tuve la confianza de haber entrenado lo suficiente para estar dentro del grupo puntero”, cuenta.

“Al llegar al fin pensé en mi familia, todo lo que pasamos hasta alcanzar la estabilidad, y en mi entrenador”.

Tras su triunfo dio aquel mensaje de sencillez que lo define de pies a cabeza: la de un hombre de fuertes valores.

“Nunca olvidé al que soy, por eso cuando los jóvenes me piden un consejo les digo que si yo pude hacerlo, ellos también”.

Daniel ha sido funcionario, muchas veces junto con Raúl González, “El Matemático”, como en la actualidad, y le preocupa que en 16 años no ha habido marchistas en el podio, aunque acaso las atletas, apunta, puedan dar la cara este año.

El caminante dice que guarda en su corazón aquel 23 de julio: “Para mí, correr es la vida”, expresa, “vivir”.

Quiénes somos REDFUTBOL TV

un grupo que informamos, sobre todo el deporte en vivo Redfutbol-tv la mejor web de Internet