No es la primera vez que Juan Carlos Osorio y su cuerpo técnico caminan por un sendero espinoso

No es la primera vez que Juan Carlos Osorio y su cuerpo técnico caminan por un sendero espinoso, aunque quizá sí por el peor de todos.

Incluso antes de la brutal caída en la Copa América frente a Chile, el auxiliar técnico Luis Pompilio Páez confesaba a CANCHA que siempre se habían enfrentado a un entorno que cuestionaba sus métodos.

Al dirigir al Once Caldas o al Sao Paulo, la metodología de los colombianos generó críticas, tal y como ocurre ahora en México.

"Siempre ha sido un técnico diferente y por eso la gente polariza un poco al público, en cierta manera, pero al final con los buenos resultados que hemos obtenido termina siendo uno de los técnicos muy reconocidos por lo que hace.

"Siempre esa carrera le ha sucedido en los equipos, ya sea en Colombia o como sucedió en Brasil. Al principio, mientras los conquista tuvo sus momentos difíciles, pero al final digamos que hay un reconocimiento grande en lo que tiene que ver con la prensa y la gente", confesó Páez.

Osorio y el cuerpo técnico se faulearon solos. El 7-0 contra Chile fue definido como un tatuaje por el secretario general de la FMF, Guillermo Cantú.

No obstante, los futbolistas respaldaron públicamente al timonel y los directivos hicieron lo propio, sin exigirle modificar su política de rotaciones o cambiar la metodología.

"De lo que siempre hemos estado seguros es que a los primeros que tenemos que cautivar es a los jugadores y eso siempre ha sucedido. Les gusta la metodología que empleamos, la forma en cómo hablamos con ellos y en cómo los entrenamos. Esperemos que en México también sea igual", comentó el auxiliar.

Mañana, por primera vez tras el episodio de la Copa América, los colombianos y el Tricolor se presentarán ante la afición mexicana al recibir a Honduras en el Estadio Azteca, en la Eliminatoria Mundialista.

"Estamos construyendo ese camino con nuestros jugadores y todo lo que nos da la Federación para conquistar, que es lógicamente lo que uno tiene que hacer como entrenador, a todo un país, eso no es fácil. El futbol genera muchas polémicas, es un deporte en el que cada quien es un técnico en potencia.

"Cuando usted es hincha se maneja un sentimiento y lo único que importa es ganar. Sí, hay otros a los que les interesa el cómo, a nosotros también, pero a la mayoría le interesa el ganar y ver bien representado a su equipo, a su Selección, en esa camisa verde a nivel internacional. Sabemos que manejamos seres humanos y hay un camino por recorrer, en el día a día irlo construyendo", mencionó Páez.

El Tri de Osorio superó la primera prueba post 7-0 al vencer a El Salvador. No obstante, aún hay cuestionamientos porque la inconstancia del equipo, con tantos episodios de luz como de oscuridad, sin mostrar la idea de juego que Osorio insiste en que se verá al paso de los partidos.

"Vamos a ir conquistando a la gente, a ustedes los periodistas y a eso le apuntamos. Tenemos un objetivo muy claro, ir a Rusia 2018 mostrando un México reconocido a nivel internacional y mundial de un futbol de muy buen nivel y haciendo una gran Copa del Mundo que es el sueño", comentó Páez.


Son Páez y Sierra sus 'cuadernos'

Juan Carlos Osorio no recibe los dardos solo en la Selección Mexicana.

Mientras el técnico intenta domar las críticas y cuestionamientos por su gestión en el Tricolor, se apoya en un cuerpo técnico conformado por colombianos. A Luis Pompilio Páez lleva 40 años de conocerlo —desde que eran rivales en la secundaria—, mientras que con Humberto Sierra suma ya seis años de trabajo, que datan de su época en el Once Caldas.

Ellos son la mano derecha e izquierda del técnico de la Selección Mexicana, los hombres que ejercen un trabajo silencioso en el banquillo del Tri y quienes también se juegan el puesto en cada partido después de lo ocurrido en la Copa América.

"En el intercolegial nos tocó enfrentarnos, él era volante 8 y yo 6, nos encontrábamos en la mitad de la cancha. Todavía no teníamos una amistad, no era una ciudad tan grande, pero al siguiente año una persona nos juntó en un equipo amateur juvenil y ya convivimos", narró Páez a CANCHA.

"Nos hicimos amigos y ya vivíamos casi por el mismo sector, a tres cuadras. Después fuimos a la Selección de Risaralda, a las Selecciones menores (Colombia). Él iba a mi casa y yo a la de él, nos unía el futbol y teníamos los mismos gustos, nos gustaba entrenar y darlo todo en el futbol. Comenzamos a compartir muchos momentos juntos, en el día a día, los fines de semana jugando".

Páez y Osorio empezaron su carrera como profesionales en el Deportivo Pereira. El primero pudo consolidarse y jugó incluso con el América de Cali, mientras que el segundo tuvo una falta de minutos tal que comenzó su carrera como entrenador. En 2006 se reencontraron en el Millonarios de Bogotá. Cuatro años después, se unió a ellos Humberto Sierra, en el Once Caldas, conformando la tripleta que hoy está al frente del Tricolor.

Los auxiliares también se conocían de aquel tiempo en que disputaban cada pelota en las canchas del futbol cafetalero.

"Es de mi generación, él era volante de marca y yo volante ofensivo. Cuando nos enfrentábamos, él me marcaba", contó Humberto Sierra.

"Desde 2010 viene una buena amistad, tenemos un equipo de trabajo de mucha confianza, nos decimos las cosas abiertamente. Lo bueno de todo esto es que tenemos opiniones de juego muy diferentes y eso nos enriquece. Tenemos un grupo de trabajo en donde nos conocemos muy bien, hay mucho respeto, cuando hay tiempo de compartir con las familias un asado, un vino, la verdad que lo disfrutamos mucho".

Quiénes somos REDFUTBOL TV

un grupo que informamos, sobre todo el deporte en vivo Redfutbol-tv la mejor web de Internet