Agustín Marchesín sabe cómo provocar el olvido de un ídolo.

Agustín Marchesín sabe cómo provocar el olvido de un ídolo.

Y es que suplir a un arquero, como Oswaldo Sánchez, con más de 725 partidos en Primera División, 99 con Selección Nacional y que fue tres veces mundialista no fue trabajo fácil, por lo que hacer olvidar a Moisés Muñoz tampoco parece imposible.

"Cuando llegué a Santos, llegué con el mismo trabajo, aún más difícil porque me tocó remplazar a Oswaldo Sánchez, que era un ícono no sólo en la institución, sino a nivel nacional era lo más grande. Me tocó conocerlo como persona y es aún más grande porque es una persona excepcional, un profesional impresionante", explicó Marchesín a CANCHA.

En Lanús, la losa que caía bajo sus hombros cuando le tocó debutar y suplir a Mauricio Caranta, empezó a formar el carácter del arquero argentino.

En "Marche", América ganó a un portero acostumbrado a superar la vara por más alta que esté.

"Entiendo que llego a un equipo grande, que tiene una salida muy especial y particular como la de 'Moy', que es un grande, que ha hecho cosas muy buenas acá en el club. Para cualquier afición, me pasó cuando salí de Santos, tener un jugador identificado, por llamarlo de alguna manera, cualquier otro jugador que llega no es tan bienvenido".

Pero el cariño que dejó Moisés Muñoz en América ha hecho que el argentino se motive para ganarse a una afición que no termina por superar la partida del "Moy".

"Como lo dije cuando llegué a Santos, yo no vengo a remplazar a nadie, no vengo a llenar los zapatos de nadie, vengo hacer mi trabajo. Vengo a tratar de que la gente se identifique con uno, al fin y al cabo todos queremos que América tenga el campeonato", puntualizó el argentino.

Quiénes somos Unknown

un grupo que informamos, sobre todo el deporte en vivo Redfutbol-tv la mejor web de Internet