l técnico de Liverpool Jürgen Klopp se ha establecido rápidamente como una figura popular en Anfield


Con sus excentricidades, su pasión en la banda y sus comentarios a la prensa, el técnico de Liverpool Jürgen Klopp se ha establecido rápidamente como una figura popular en Anfield y en el futbol inglés en general.

Los dueños de Liverpool estaban tan seguros de que Klopp era el hombre perfecto para el club que le dieron un contrato de seis años en julio.

Pero con las aspiraciones al cetro de la Liga Premier esfumándose de nuevo e incluso la clasificación para la Liga de Campeones en dudas, están surgiendo interrogantes sobre si Klopp puede devolver la gloria a Liverpool _ que fue el equipo más ganador en Inglaterra en los setenta y los ochenta.

Y al frente de esas dudas está el propio Klopp.

"La situación se está complicando. Jugamos por nuestros futuros, incluso el mío", dijo un consternado Klopp tras la derrota de 3-1 de Liverpool ante Leicester el lunes, el más reciente revés en el 2017.

El equipo, que a finales del año pasado era el perseguidor más cercano del líder Chelsea, apenas ha conseguido seis puntos en siete partidos desde el arranque del año. Han caído al quinto lugar y tiene apenas con un punto más que Manchester United, que han jugado un partido menos.

La convincente victoria de 2-0 sobre Tottenham hace dos semanas parece ahora un espejismo. Los jugadores de Liverpool tuvieron una de sus peores actuaciones en Leicester, donde se vieron superados física y mentalmente.

Liverpool se pasó tiempo entrenando en La Manga, España, durante su reciente pausa de 16 días. El objetivo del viaje fue refrescar a los jugadores antes del regreso a la acción en la Premier, pero el lunes pareció a veces como si hubiesen dejados las piernas y las cabezas en España.

"Pareció un amistoso", dijo Klopp al describir las letárgicas reacciones de sus jugadores durante la jugada que concluyó con el primer gol de Jamie Vardy para Leicester.

Como lo prueba el reciente despido de Claudio Ranieri por Leicester, un técnico siempre paga las consecuencias cuando el equipo anda mal, incluso si los jugadores tienen gran parte de la culpa.

Klopp, quien ha sido el técnico por 17 meses, tiene que aceptar su parte de las críticas a Liverpool.

El alemán no parece tener un plan alternativo si el estilo de presión constante del equipo no resulta. Cuando los jugadores de Liverpool están jugando bien, pueden abrumar a sus oponentes _ de la forma, por ejemplo, en que lo hicieron con Tottenham y el hecho de que anotaron más de cuatro goles en un partido ocho veces de agosto a diciembre _ pero aparte de eso son rivales fáciles cuando bajan la intensidad.

Existe una alarmante tendencia a perder con equipos débiles. Las cinco derrotas de Liverpool en la liga han sido contra equipos entre los ocho últimos en la tabla, incluyendo cuatro entre los cinco últimos.

"Lo que pasó aquí ha pasado demasiado a menudo esta campaña", dijo Klopp tras la derrota en Leicester.

Quiénes somos Unknown

un grupo que informamos, sobre todo el deporte en vivo Redfutbol-tv la mejor web de Internet