Los aficionados de tigres apoyan la paz en los estadios

Se fueron limpios, con todo y la victoria en el bolsillo.

Sin sufrir bajas ni heridos esta ocasión, los aficionados de Tigres no padecieron del conflicto en las tribunas y lejos de eso salieron con la sonrisa en el rostro.

Los seguidores del club de San Nicolás de los Garza cambiaron los golpes y encontronazos del graderío en el "Pirata" Fuente por un pedazo de conquista en la cabecera del Olímpico Universitario.

Muy silenciosos ingresaron al inmueble deportivo de Ciudad Universitaria y se colocaron en la zona destinada con resguardo de los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública.

Quietos, muy quietos hasta que Jurgen Damm les dio la primera satisfacción, la del gol que puso contra la pared a Pumas. Empezaron con los saltos, cánticos, festejos que se incrementaron con el segundo tanto en el complemento.

Los de Tigres se robaron el color que había puesto la afición de Pumas en los primeros instantes del encuentro, cuando en la parte del graderío donde se coloca La Rebel se formó parte un mosaico con los colores de la bandera de México.

El verde, el blanco y el rojo cubrieron esa tribuna, y a un lado, en la cabecera contraria a la porra de Tigres, el mosaico fue con tonos azul y oro.

Pero ningún color alcanzó el brillo de Tigres en el campo y eso llevó la alegría a los seguidores del cuadro de Nuevo León.

Aún así La Rebel no dejó de cantar el "¡Cómo no te voy a querer!", lo que no incomodó a los visitantes sino a otros de Pumas en la tribuna de enfrente.

"¡Esos villamelones cantando, cómo ellos no pagan su boleto! Regrésenme lo de mi abono", gritó un aficionado puma con el enfado de la derrota.

Quiénes somos Unknown

un grupo que informamos, sobre todo el deporte en vivo Redfutbol-tv la mejor web de Internet