Rayados tuvo la visita de aficionados en el barrial

El día de asueto se vivió de manera muy distinta en El Barrial y en La Cueva de Zuazua.
Tan diferente como el momento que viven Rayados y Tigres en la Liga, tan distante como los kilómetros que separan a las sedes de entrenamiento.

Mientras en El Barrial unas mil personas se quedaron afuera, en donde ya había unas 3 mil viendo el entrenamiento, a Zuazua acudieron casi 100 personas.

La diferencia de asistentes en cada lugar se debe principalmente a la apertura de los clubes.

En Rayados ya es costumbre que cuando es día de asueto, como ayer, se abren las puertas de su sede de entrenamiento para que ingresen sus seguidores.

En el caso de Tigres, eso nunca sucede ni en La Cueva ni en el Estadio Universitario.

Es por eso que ayer El Barrial lució como una sucursal del Estadio BBVA Bancomer, pues unas 4 mil personas, entre las que estaban adentro y afuera, aprovecharon el puente vacacional para apoyar a los Rayados en el entrenamiento.

Familias enteras, miembros de la barra y jóvenes, acudieron hasta el centro de entrenamiento de La Pandilla.

Tan tradicional se ha hecho que la convivencia que los vendedores acuden con souvenirs y comida.

La mayoría de los jugadores se acercaron a la malla ciclónica para firmar autógrafos y camisas y para para posar en selfies.

"¡Capi, dame la camisa!", gritaba un joven a José Basanta mientras este repartía firmas, al igual que estelares como Rogelio Funes Mori, Dorlan Pabon y Walter Gargano.

Elementos como el mismo Gargano, Hugo González, Yimmi Chará, Luis Fuentes, Alfonso González y Antonio Portales se quedaron hasta pasado el mediodía atendiendo a fans, incluso a algunos que estaban en otra malla que delimita los terrenos de El Barrial.

Afuera, cientos esperaban que los jugadores salieran por la puerta principal, pero para evitar tumultos, los jugadores salieron por otra salida del lugar.

Muy distante se vivió el lunes de asueto en Tigres, en donde sólo unos 100 seguidores acudieron a Zuazua para obtener alguna foto o autógrafo de sus ídolos.

La política del club auriazul es evitar tumultos durante o a la salida de los entrenamientos y por eso no se les permite entrar a los seguidores, algo que muchos aficionados ya saben y por eso no acuden.

Ayer algunos se retiraron molestos, porque la mayoría de los jugadores no se paró a dar autógrafos o tomarse selfies, sólo los de siempre, Iván Estrada y José Rivas, y en esta ocasión también lo hizo el canterano Luis Martínez.

Quiénes somos REDFUTBOL TV

un grupo que informamos, sobre todo el deporte en vivo Redfutbol-tv la mejor web de Internet